Tras la fuerte bofetada que le dió Will Smith a Chris Rock en los Latin Grammy, la esposa de Smit se pronunció y brindó fuertes declaraciones sobre su boda.

En medio de la polémica actual, la actriz está casada con Smith desde 1997, pero explicó que se vio obligada a casarse tras quedar embarazada.

Jada Pinkett y Will Smith han estado envueltos en una serie de problemas, luego de que el actor le propinara una bofetada a Chris Rock durante la gala de premios Óscar 2022.

Las sanciones y los problemas dentro de su familia han salido a relucir en las últimas horas. Ser vetado de la Academia de Cine de Hollywood durante 10 años fue la sanción impuesta a Smith; pero, por otro lado, lo que ha causado polémica son las declaraciones de Jada, quien es señalada de darle la espalda a su esposo, aunque la defensa fue hacia ella.

En una entrevista la actriz dijo que su esposo exageró todo. “Nunca dije que necesitaba protección, fue en el fuego de la acción y él fue quien exageró; pero, yo no lo hice ni lo haría de ninguna manera”, mencionó.

Will Smith y Jada Pinkett definen su matrimonio como indestructible

Y es que no es la primera vez que pasa algo así, en las últimas horas usuarios han rescatado videos que demuestran la tensa relación que viven los Smith.

El video que más ha destacado es uno en el que Pinkett afirma nunca quiso casarse con Smith. “Estaba bajo mucha presión, siendo una joven actriz y estando embarazada”, explicó Jada, que en aquel momento “no sabía qué hacer”. Eso sí, una cosa la tenía bien clara: “Sabía era que nunca quería estar casada”.

Así, la actriz dejó clara su postura en su programa Red Table Talk publicado el pasado 22 de octubre de 2018, cuando hablaba de su historia de amor con Will, su hija Willow y Adrienne Banfield, su madre.

Agregó que solo se casaron porque su suegra los obligó “Solo nos casamos porque Gammy estaba llorando”.

Algo que la propia Banfield confesó que se hizo porque era lo indicado por el momento que se vivía, pero que con el tiempo se ha arrepentido de tal decisión.

“Fui llorando por el maldito pasillo. Lloré todo el camino”, finalizó diciendo sobre el momento en el que caminó hacia el altar.