Un hombre llega a las instalaciones donde están colocando la vacuna, pero se coloca una máscara de panda para no ver las agujas con que le ponen la vacuna.

El hombre llega aterrorizado porque desde pequeño le tiene mucho pánico a las agujas, según lo dijo una acompañante que iba con él.

El hombre se sienta en la silla y la enfermera prepara la inyección, la enfermera le pregunta que donde lo puede inyectar y el le señala pero llorando.

Al momento que la enfermera le pone la vacuna el hombre trata de retirarse, una de las familiares que lo acompañaba trata de calmarlo pero él no se calma.

El video se hizo viral en las redes sociales, donde varios internautas lo felicitan, mientras que otros se burlan de él.

El hombre vestía una pantaloneta de color negro y una camiseta de color amarillo, en el lugar se ven muchas personas que reciben la vacuna pero no hacen tanto escandalo como él.

Las personas que están en el lugar se quedaron asustadas porque no podían creer lo que él hombre hacía con tan simple vacuna.