Alfonso Portillo el año pasado se convirtió en la esperanza para muchos guatemaltecos para salir del gobierno actual.
El pueblo no está contento con el mandato de Giammattei y desean un cambio rápido para Guatemala.

Portillo declaró que si el pueblo lo desea el retomaría el poder, esto no fue mal visto por los ciudadanos del país; sin embargo, el gobierno no se la iba a dejar tan fácil, debido a que lo amenazó con chantajearlo, cosa a la cual Portillo no le pareció importarle.

Portillo planea seguir con su plan para retomar el poder, siempre y cuando el pueblo lo apoye.

En este caso se espera que el gobierno tome una situación incorrecta para poder sacar provecho del mismo.

En este caso sería un golpe de Estado al Gobierno de Alejandro Giammattei, actual presidente de Guatemala.

La idea de Portillo es que el pueblo presione al gobierno de tal manera que se vea en la necesidad de dimitir el poder.

Por eso el expresidente necesita toda la ayuda del pueblo, para cuando el momento llegue y sacar a Giammattei del poder.