En Estados Unidos la Policía detuvo a un hombre acusado de haber asesinado a su propia madre y bailar alrededor del cadáver junto a su hermana menor.

La víctima es Victoria Ramírez (43) y el sospechoso es su hijo Mike López (23 años), quien mató a la mujer en su casa, en presencia de sus hermanas de 14 y 17 años.

De acuerdo con la investigación policial, el hombre entró al comedor con una escopeta y se sentó a la mesa cuando se disponían a cenar.

«Mike se volvió hacia su hermana de 14 años y se asintieron con la cabeza», de acuerdo con uno de los reportes.

En ese momento la adolescente se levantó y se encerró en el baño cercano, y su hermana mayor fue a ver qué le pasaba sin prestar tanta atención al arma que pensó que estaba descargada.

Al regresar, la chica mayor escuchó que la madre le decía a su hermano: «Sé que me vas a matar y te amo». Acto seguido le disparó en el cuello.

Según la reconstrucción, la nena de 14 años salió del baño, se acercó a su mamá y le acarició el pelo. Luego su hermano la tomó del brazo y los dos comenzaron a bailar alrededor del cuerpo.

En tanto, la joven de 17 años se encerró en el baño, escapó por la ventana y pidió ayuda.

«Cuando llegó la policía, descubrieron a (López) tirado en una bañera llena en un baño de la planta baja con la escopeta apoyada contra la bañera», de acuerdo con la declaración jurada de causa probable, que añadió: «Fue arrestado y finalmente transportado a la cárcel del condado de Utah».

Más tarde descubrieron rastros de THC, el componente psicoactivo de la marihuana, en el organismo de López.

Al informarle que lo acusaban de asesinar a su mamá, «asintió afirmativamente con la cabeza y comenzó a llorar», de acuerdo con el reporte. «Alguien me dijo que lo hiciera», dijo a los oficiales.

En su declaración, la hermana de 17 años contó a los detectives que el joven y su hermana de 14 años estaban «actuando de manera muy extraña» y que pasaban bastante tiempo juntos.

También sostuvo que creía que su hermana menor sabía que el hombre iba a matar a su madre.

En tanto, la nena declaró -según el informe policial- acompañó a su hermano a comprar la escopeta.

«Cuando se le preguntó por su madre, afirmó que no fue su madre a quien dispararon. Cuando le preguntamos quién era, dijo que era otra persona», escribieron los detectives.