Una madre pierde el control y termina con la vida de sus dos hijas por creer que el mundo era corrupto.

En Inglaterra una madre confesó que ya no podía más como el mundo se movía por eso decide asesinar a sus hijas para que no vieran lo que pasaba alrededor.

Tiffany Stevens, una mujer de 27 años, acabó con la vida de sus dos hijas pequeñas y posteriormente acabó con su propia vida, tras asegurar que las había “traído a un mundo corrupto”.

Este hecho sucedió en la ciudad de Bolton, Inglaterra. Cuando la mujer, fue encontrada junto a los cuerpos de sus hijas Casey-Lea Taylo, de tres años, y Darcey Stevens, de 18 meses, esto en enero de 2019.

Mum killed daughters, aged 1 and 3, then herself in murder-suicide tragedy  - Daily Star

Hasta la fecha se realizan investigaciones en este caso, pues se sabe que a las menores se les administró “cantidades masivas” de metadona, un poderoso sustituto de la heroína y los opioides.

Bolton deaths: Brother's heartbreaking tribute to mum and two girls found  dead - Mirror Online

La madre tenía también cantidades exorbitantes de morfina, y otras sustancias.

Tiffany, también dejó una nota que decía: “He decidido matarnos por el bien de mis hijos”.

Las investigaciones realizadas a lo largo de estos años ayudaron a determinar que Darcey Stevens, de 18 meses, murió una semana antes que su hermana y madre.