Un pastor es nombrado como Rey en Cantel Quetzaltenango, al momento de la ceremonia fue acusado de abusar sexualmente de varias menores.

El pastor llegó a esa Iglesia y se proclama Rey de ese lugar, cuando las persona lo veían en la calle le tenían que besar las manos y los pies.

Al momento que el pastor quien se hace llamar Rey varias personas se tenían que poner guantes para poderlo bajar de su vehículo porque era tan delicado.

El pastor es identificado como Welser Gilmar Reyes Florian, de 41 años, señalado del delito de agresión sexual en contra de una menor.

Hay testigos que dicen que se autonombró rey y que se comparaba con el «rey David» y que podía tener los mismos privilegios que este personaje bíblico.

La fuente asegura que no se trata de una obra teatral, sino que de su autoproclamación como “rey” y que lo hacía en el nombre de Dios. Para este acto utilizó un trono, capa, espada y corona. Estos actos en redes sociales son calificadas como abominables y fuera de fe.

Quienes revelan este video indican que Reyes Florian, sufría de obsesión de poder y privilegios que según él, eran divinos.

Por medio de esta manipulación, incluso habría logrado un grado de “adoración”. Sus seguidores eran manipulados, asegura una fuente, para que guardaran silencio de los hechos o incluso abusos que habrían sufrido de parte de este supuesto pastor y profeta.

En el Ministero Publicó hay más denuncias en contra del acusado y estas serían de dos mujeres, casos que se sumarían al caso de la menor, por el que fue capturado.

El supuesto abuso de poder llegaba a todos los niveles que incluso, varios jóvenes llegaban a lavarle los carros que guardaba en su casa; y cuando llegaba a los cultos o actividades, lo bajan de su vehículo con guantes blancos, como reverencia. Estos hechos están documentados con fotografías.

Reyes Florian es el líder del llamado Ministerios Capital de Luz que funciona en la carretera hacia Cantel, Quetzaltenango.

El caso en contra de Welser Gilmar Reyes Florian se espera que se reanude en enero en los tribunales de Quetzaltenango.

Después de conocerse estos hechos ha surgido en redes sociales un movimiento que dice: “No más abusos del supuesto profeta”.