Policías acusados en la masacre el 22 de enero en Tamaulipas, ahora confiesan que sí los mataron por diversión.

Los parlamentarios están de visita en Ciudad de México, donde han participado en reuniones con las autoridades mexicanas para conocer el avance de las investigaciones de la matanza del 22 de enero en Camargo, en un camino rural cerca de la frontera con Estados Unidos en la que fallecieron 19 personas, la mayoría migrantes.


“Lo que nos han explicado es que los policías ya han aceptado que ellos mataron a los migrantes por diversión.

Lo que no han aceptado ellos es que los quemaron y que los desmembraron. Ese es un tema muy complicado porque están desmembrados y quemados.