La joven Karla Niño, falleció tras un accidente de moto la semana pasada. Su familia en medio del dolor, decidió donar sus órganos con los cuales se vieron beneficiados 7 personas.

Karla fue diagnosticada con muerte cerebral, en el hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social en Orizaba, Veracruz, México donde se encontraba internada.

Conscientes de que ya no había nada más que hacer, la familia en un acto humanitario decidió donar sus órganos.

En el traslado por el pasillo del hospital, médicos, enfermeras y personal administrativo le hicieron una valla en señal de respeto.

Acompañado de una fotografía donde toma de la mano quizá por última vez a su hija, el señor Iván Niño Arano, padre de Karla, compartió en redes sociales un emotivo mensaje de despedida
«Hasta el último momento te portaste como una REINA.

Le regalaste un pedacito de ti a 7 almas, 7 corazones y 7 vidas. Eres una CHINGONA!!
VUELA, pero VUELA alto mi VIDA ENTERA”.

La noticia consterna a muchas personas que recibieron esos órganos y agradecen a la familia por ese acto.

Si eso se hicieran todas las personas que tienen ese problema y donaran sus órganos fuera otra clase de vida que tuvieran muchos pacientes.