Un video que se viralizó en las redes sociales, donde un pastor está siendo azotado por predicar la palabra de Dios.

Mientras el pastor predicaba en la calle, una familia que no estaba de acuerdo sale y le empieza a pegar.

Una mujer le tira cerveza en la cara porque está hablando de Dios, mientras que un señor ya mayo le quita la biblia y se la rompe.

El otro joven le le paga con un lazo mojado y le dice que se vaya de ese lugar porque no debe estar ahí.

El pastor le responde que se va ir al infierno por lo que está haciendo con el hijo de Dios.

El pastor Julio Amílcar Raymundo Solís, quien es la persona golpeada, fue entrevistado y señaló que su pierna está hinchada y adolorido de los azotes, pero que se encuentra bien.

“Iba predicando en la calle y lamentablemente salió este señor a chicotearme…no es la primera vez, son varias veces”, dijo Solís.

Agregó que “una cantinera me regó cerveza en la cabeza, me bañaron de cerveza”. Sin embargo, dejó claro que no hará justicia.

“Yo no voy a hacer justicia, yo no los voy a meter a la cárcel. Las leyes terrenales están libres para hacer juicio con ellos. Yo lo dejó en las manos de las leyes terrenales”, sentenció.