Mujer es despojada de su ropa por manifestantes en Nebaj, Quiché abren investigaciones para encontrar a responsables
Quiché Libre

Una mujer fue despojada de su ropa tradicional en Nebaj, Quiché, cuando se desarrollaba una protestas de pilotos de mototaxis en contra del alcalde, al parecer se presumía que la fémina era afín al jefe edil, la PDH abrió un expediente.

Mientras se desarrollaba una manifestación en Nebaj, Quiché en donde pilotos de mototaxis protestaban por la autorización de más líneas para ese transporte en Nebaj con el apoyo de las autoridades municipales, la actividad se le fue de las manos a los organizadores.

Al parecer un grupo afín al alcalde llegó al lugar y se enfrentó a los manifestantes, entre todo el zafarrancho una mujer fue agredida por un grupo de hombres y una mujer arrebatándole el corte típico, dejándola sin ropa en la calle, el hombre que le arrebató su vestimenta la arrojó a un techo y gritaba de alegría al haberlo hecho.

La mujer le indicaba a los atacantes que eso no se hacía pero incluso un hombre toma uno de los zapatos de la mujer y se lo lanza a la cara, independiente de la corriente de apoyo que tenga los grupos la sociedad civil de Nebaj tocó fondo con estas actitudes, no es correcto agredir a una mujer de esa forma, eso únicamente traerá más violencia en ese municipio del norte de Quiché.

La Procuraduría de los Derechos Humanos de Nebaj, abrió un expediente y fue trasladado al Ministerio Público para que se inicien las investigaciones y se individualice a los responsables del hecho, que bajo ninguna circunstancia puede ser permitido en ninguna parte de Quiché ni del país.

La violencia es el resultado de la polarización de dos grupos dentro del Concejo Municipal que luchan por el poder municipal, no por defender los derechos de los vecinos de Nebaj, es importante hacer un alto en el camino y entender que los políticos de siempre y los que están surgiendo continúan con las mismas prácticas corruptas que hacen que la sociedad civil finalmente se enfrente por sus intereses particulares, además de la vieja práctica de usar mujeres para agredir a manifestantes como grupo de choque, lamentable para Nebaj.