La comunidad de Quiché se opone y dice que no dejará de realizar conciertos durante el toque de queda.

La noche de ayer 4 de septiembre la población entera estaba en un gran concierto sin respetar el toque de queda que dio el presidente.

El toque de queda se puso para que los médicos y enfermeros tengan un respiro, porque son muchos los contagios que hay últimamente.

El evento se desarrolló en Parraxtut, Sacapulas, departamento del Quiché. Cientos de personas estaban festejando hacinadas en la plaza del pueblo y sin el tapabocas. Este era solo uno de los varios conciertos que se tienen programados hasta el 7 de septiembre.


Al mismo tiempo en ese departamento se estaba celebrando una boda en condiciones similares en Las Lomas, Joyabaj.

La Policía Nacional Civil (PNC) tuvo acceso al video y la comisaría del lugar procedió a suspender la actividad. No obstante, los agentes se enfrentaron a la oposición de los lugareños, quienes obstaculizaron el acceso al área, narra el inspector Edwin Monroy.

Monroy detalla que se trata de una aldea para la que hay que recorrer seis kilómetros de terracería. Entre los obstáculos que la PNC encontró hay tres talanqueras para poder acceder al lugar y se estaban custodiadas por encapuchados.

Los videos se viralizaron en las redes sociales luego que los agentes de la PNC lo compartieran.