Una par de agentes policiales quieren mantener el control sobre una niña de 9 años de edad, quien llora sin cesar, tratan de tranquilizarla, pero ella no deja de hacer berrinches.

Los agentes del Departamento de Rochester, Nueva York, se despertaron y le rociaron gas pimienta en la cara y en el cuerpo, esto es para que se calme la niña.

Las acciones fueron grabadas por las cámaras personales de los policías, quienes acudieron a una vivienda de Rochester por un reporte de un problema de violencia familiar.

Luego de dialogar un poco con la niña y su madre, uno de los oficiales le pide a la niña que suba a la patrulla. La menor de edad trató de huir, pero el policía la detuvo y le comentó que no la podían dejar ir.

El agente le pregunta a la niña en reiteradas ocasiones cómo le puede ayudar a la menor de edad, pero en respuesta tan solo reciben insultos, por lo que la tomaron del brazo, mientras que ella comenzó a gritar con desesperación que quería a su papá.

VIDEO

Los policías trataron de convencer a la niña para que entrara a la unidad, pero se resistió, luego la esposaron y siguió oponiendo resistencia. Una oficial se acercó para tratar de tranquilizar a la pequeña, pero fue imposible, hasta que la rociaron con gas pimienta.

“¡Por favor, límpiame los ojos!”, dijo la pequeña mientras finalmente ingresó en el auto oficial.

El Departamento de Policía de Rochester apoyó a sus agentes e indicaron que creyeron que fue la mejor acción con la finalidad de que la menor de edad no resultara herida.

La alcaldesa de Rochester, Lovely Warren, condenó el acto de los oficiales y afirmó que se deben de cambiar los protocolos para atender a personas con problemas de salud mental.

Fuente: Puntocritico.com