Noel es un niño hondureño, de 11 años, que salió de su país junto a la caravana de migrantes que intenta llegar a Estados Unidos. Él tiene parálisis cerebral, lo que le dificulta caminar. La travesía la hace junto a sus padres y sus muletas.

“Ha sido muy cansado. Antenoche me tocó dormir en el pavimento, no pude dormir bien”, contó Noel.
Él anhela llegar a Estados Unidos porque ha escuchado que en ese país hay buenos médicos, y espera que lo ayuden a poder caminar.

“Quiero poder estudiar y curarme de esta enfermedad”, remarcó Noel.

“Para mí no es el sueño, es la necesidad americana. Mi hijo necesita caminar. Yo soñé, desde que él estaba en el vientre de su madre, poder caminar con él de la mano, correr con él, o jugar pelota y no he podido hacerlo nunca”, agregó Juan José Orellana, padre de Noel.

«Yo no quiero que mi hijo se quede para toda la vida en la condición que anda, quiero que deje de usar bastones. Lo amo como es, pero sueño con él de otra manera», añadió su madre Nimsy Ventura.

En Honduras, Juan José Orellana tenía un negocio de reparación y mantenimiento a sistemas de aire acondicionado y refrigeración. Pero en 2015, por decisiones gubernamentales, varios de sus clientes requirieron de varios documentos de los que él no disponía. Aún así continuó con su negocio.

En 2020, la llegada del Covid19 terminó de afectar su emprendimiento porque varios de los clientes que aún le quedaban, cerraron.

El pasado jueves, él vio en Facebook que habría una caravana de migrantes que saldría un día después de San Pedro Sula. Y aunque fue apresurado, él decidió viajar y en el camino lo alcanzó su pareja, Nimsy Ventura, junto a Noel. Los dos hermanos de Noel, de 10 y 7 años, se quedaron con su abuela materna en Honduras.

En la frontera con Guatemala, antes de que se registraran los enfrentamientos con policías, funcionarios del Instituto Guatemalteco de Migración (IGM) vieron a Noel y le facilitaron un salvoconducto para que él y su familia ingresaran de forma legal a Guatemala.

Fuente: Soy502.com.gt