La Senda Nacional nueve que conecta a la cabecera departamental de Huehuetenango , con la Sierra de Los Cuchumatanes y ayuntamientos de la zona Norte de ese departamento, lejos de progresar ha empeorado en los años recientes. El riesgo que representa para pilotos, la hace ser famosa como la «carretera de la muerte».

En una buena parte del tramo el pavimento ha desaparecido y la senda se ha quedado de terracería. Han pasado los gobiernos y presidentes han anunciado el mejoramiento de esta senda, mas siempre y en toda circunstancia ha quedado en palabras y obras superficiales en ciertos ámbitos.

El camino es peligroso, por lo irregular del área hay pendientes con curvas pronunciadas «ganchos» y la terracería aumenta el peligro de que los automóviles puedan derrapar.

Esta mañana a lo largo de un recorrido en la zona, se observaron automóviles que cayeron a cunetas por lo irregular del terreno.
Esta senda conecta con ayuntamientos como Todos Beatos, Soloma, Santa Eulalia, San Mateo Ixtatán o bien Santa Cruz Barillas hasta Merced a Dios, frontera Norte con México.

Para viajar a estos ayuntamientos ida y vuelta, es preciso un día completo. Por el tiempo en que los pilotos tardan en recorrer la senda, debido a la velocidad con la que pueden circular.

Hace unos años, todavía con pavimento una camioneta cayó a un acantilado en el ascenso de la Sierra de los Cuchumatanes, por un inconveniente en la transmisión cuando la unidad de transporte iba en plena cuesta. Ese hecho de tránsito dejó múltiples personas fallecidas.

Transportista de la zona.

De ahí que en la senda, es común observar cruces que familiares han puesto en los lugares (múltiples) donde han ocurrido desgracias por accidentes.

Fuente: Stereo100.com.gt