Una mujer murió dentro de su vivienda y la versión que brindó su pareja sentimental es que discutieron y se encerró en una habitación y se quitó la vida. La fiscalía de Mixco empezó la investigación para determinar si se trata de un femicidio.
El arma con la que aparentemente se disparó, quedó a medio metro de sus pies.

Como una parte de la investigación, asistió un equipo de estudiosos de la Policía Nacional Civil (PNC) y fiscales del MP, quienes descubrieron que la mujer tenía licencia de portación de armas desde dos mil dieciocho y con vigencia hasta mayo de dos mil veintiuno.

El cuarto de millón de quetzales

Dentro de la residencia, las autoridades encontraron un total de Q237,786 quetzales y cincuenta y seis dólares americanos. El dinero, al no tener perseverancia de la manera en que fue adquirido, quedó confiscado y se trasladó a la bodega del MP.

La Fiscalía Contra el Lavado de dinero asimismo se presentó a la escena del crimen para empezar con las pesquisas y determinar la procedencia del efectivo. De no revisarlo comenzará el proceso de extinción de dominio.

El arsenal

Encontraron 7 armas, municiones para las pistolas y escopeta. Todas y cada una de las armas tenían registro, con lo que no fueron confiscadas.

La PNC notificó que se hallaban a nombre de la fallecida Silvia Carolina Carías Pérez, de su esposo y hermano.
Las pistolas localizados son de las marcas Glock, Beretta, CZ, Remington, Jerico. Una de ellas es plateada con la marca “Pepe”.

El MP recogió el casquillo de bala y tomó una muestra a la pareja de Silvia Carías y con esto determinar mediante un peritaje la utilización de un arma, anterior a la toma de la muestra.

Fuente: Sucesos.com.gt