Una pastora fielmente cristiana desde niña, abandona todo lo religiosa, ya que no le quedaba ni para comer y decide triunfar en Only Fans.

Nikole Mitchell, una pastora cristiana originaria de Minnesota, Estados Unidos, tomó la decisión de abandonar su vida religiosa para realizar fotos y videos en la plataforma de adultos OnlyFans.

En entrevista para el medio New York Post, la mujer, de 36 años de edad, externó que se acercó a la vida cristiana donde fue haciendo carrera, pero para ser honesta, desde niña su sueño fue ser actriz.

La ahora expastora encontró publicidad de una obra de teatro con temática LGBTQ+ a la que asistió, posteriormente, reflexionó y se dio cuenta que llevaba varios años reprimiendo su orientación sexual, relató.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Nikole Mitchell (@mitchellnikole)


“Empecé muy tímida, como tomar fotos en topless, pero ahora llegué al punto en que tomo solicitudes personales y hago videos muy adaptados a los deseos específicos de las personas. Mi sexualidad es increíblemente sanadora y sagrada. Y cuando le doy este regalo a la gente, los bendigo.En marzo del 2020, me iban a pagar varios miles de dólares por tener sexo con alguien, pero luego llegó el coronavirus y eso se canceló”, confesó.

Su vida religiosa

En 2011, Mitchell, junto con su ahora exmarido, se unió a la Iglesia Woodland Hills, una megaiglesia evangelista en el estado de Minnesota, que le abrió los ojos a la posibilidad de la igualdad de género dentro de la fe. “Me dejó alucinada”, recordó sobre su primera visita al santuario. Todos los domingos, la expastora era la primera en la fila para hacerle una pregunta al pastor después del sermón.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Nikole Mitchell (@mitchellnikole)

“Uno de mis pastores dijo: ‘Nikole, ¿te diste cuenta de que eres teóloga? Y dijeron: ‘Nos gustaría que fueras una de nuestras pastoras’”, afirmó. Ella accedió, y la experiencia fue reveladora: “Estar en el escenario frente a miles de personas, eso es con lo que había estado soñando durante años”. Ansiosa por ascender de rango, Mitchell, que al mismo tiempo estaba criando a tres niños que ahora tienen 10, 7 y 4 años, consiguió un lugar como pastora semanal.