El 13 de marzo la vida de Carmela cambió por completo luego de que decapitara a su pareja quien la había amenazado de muerte con un machete.

Carmela en defensa propia le arrebató el machete y lo decapitó, luego fue detenida por la PNC quienes la llevaron a la torre de Tribunales.

Luego de estar encerrada muchas personas acudieron para defenderla y poder dejarla en libertad.

El juez determinó que Carmela lo había hecho en defensa propia, por lo que el juez la deja libre por completo.

Luego de ser liberada, la comunidad donde vivía junto al COCODE la desalojaron de la comunidad y la trataron de asesina.

El Colectivo Artesana se hizo cargo de ella y su familia quienes le brindan apoyo luego de que la sacaron de la comunidad.

Actualmente, ella y sus hijos están recibiendo atención psicológica y se le está dando seguimiento a su embarazado para que pueda llevar el parto en condiciones óptimas.

Mientras Carmela estuvo custodiada los pequeños estuvieron bajo la protección del Colectivo directamente.

Puede ser una imagen de 8 personas y personas de pie

La entidad se está encargando de que los menores puedan asumir la nueva vida para que puedan continuar con su educación. Después del parto, Carmela se integró a la fuerza laboral pues ella ya venía manteniendo su hogar debido al alcoholismo de su esposo.

El seguimiento y apoyo que el Colectivo le brindará será hasta el tiempo que se considere necesario y lograr establecer en conjunto con ella un nuevo proyecto de vida tanto para ella como a sus hijos, de 8 y 12 años.