Un perro llora junto al ataúd de su dueña, los perritos van más allá de la muerte, se puede ver que el perrito no se despega del ataúd.

Los perros siempre serán catalogados como los animales más leales, ya que están dispuestos a hacer cualquier cosa por amor a sus personas favoritas, y en la ciudad de Camaçari, Bahía, Brasil, un perrito que lloraba y permanecía al lado del ataúd de su madre fallecida, demuestra que dicha lealtad va más allá de la muerte.

Jailson Almeida, dueño de una funeraria de la ciudad, relató el emotivo momento cuando un perrito demostró el vínculo de amor con su dueña.

Lamentablemente, Luzinete Lopes Diniz, la madre del perrito llamado Toy, falleció luego de sufrir un infarto, una noticia desgarradora para su familia y su mascota.

En medio del velorio realizado para despedir el alma gentil de Luzinete, su perrito tomó una triste actitud que conmovió a todos los presentes. Toy, había estado acompañando a la mujer desde que era un cachorro y parecía estar empeñado en acompañarla hasta el día de su partida.

Lo más sorprendente, es que cuando llegó el ataúd al lugar de la velación, Toy se quedó al lado del ataúd y no dejó que nadie se acercara.

Se quedó al lado, siempre llamándola, rascando el ataúd

Al parecer, el peludo entendía que esa sería su última despedida, por lo que lleno de amor comenzó a llorar desesperado con ganas de verla.

Ese día, miércoles 28 de abril del presente año, todas las personas presentes en el funeral comprobaron que los sentimientos de los animales son reales.

Luzinete y Toy, siempre compartieron una gran relación. Era un perrito que acompañaba a la amable anciana a la iglesia, al supermercado y a cualquier lugar. La mujer adoptó a Toy cuando apenas solía ser un cachorro y, desde entonces, lo trató como un miembro más de la familia.

Meses atrás, Luzinete había sufrido un derrame cerebral, pero se recuperó satisfactoriamente, y en el proceso de su recuperación, Toy siempre la acompañó. Desafortunadamente, la mujer continuó con una serie de problemas cardíacos, hasta que llegó el día en que su corazón no pudo resistir más.

Doña Luzinete, era una persona querida en el vecindario y la reconocían por ser una mujer de fe, por lo que todos quedaron tristes con su partida.

Pero nadie podrá superar el dolor que sintió su querido perro al despedirla, ya que Toy expresó cuánto la amaba en ese triste momento.

Jailson quedó muy impresionado, así que horas después decidió publicar un texto en redes sociales, relatando la despedida de Luzinete y Toy.