Dos niños que vendían naranjas en la zona 5 de Santa Cruz del Quiché cuando una camioneta agrícola los atropelló.

La excusa que pone el conductor ahora es que llevó el carro a un taller donde no le arreglaron los frenos y que eso provocó el accidente.

Al lugar se hacen presentes las autoridades correspondientes para asistir a los menores.

Una de las víctimas es una niña que fue trasladada a un centro asistencial para que la atiendan por las graves heridas que lleva.

Tanta era la velocidad que llevaba que fue a impactar con otros dos vehículos y una moto que quedó debajo de la camioneta.

La familia del conductor declaró que el auto estaba siendo sacado de un taller, al taller entró por problemas de frenos y que seguramente los del taller no lo dejaron bien.

El chofer del vehículo fue trasladado a un centro asistencial con heridas leves y crisis nerviosa.

Las autoridades investigan a fondo para determinar si el conductor tenía problemas de frenos o era que iba ebrio.

Fuente: Tn23