Un policía municipal le quita las hojas de tamal a una anciana que vendía a las afueras del mercado de Alta Verapaz.

La anciana con lágrimas en los ojos le suplicó al policía que le deje su mercadería, que ese es su sustento diario.

El agente no hace caso a pesar que la gente le grita que se las deje, las toma y se las lleva.

La anciana se queda en las gradas sentada únicamente con su canasto y su bordón que la acompañan.

La población de alta Verapaz se ha indignado por lo que le hicieron a la anciana.