En la prisión las Gaviotas las autoridades pasan supervisando como de rutina, solo que esta vez más estricto.

Las autoridades llevaron un detector de materiales para poder hacer más a fondo su trabajo.

El detector señaló que el joven de 21 años de edad tenía algo interno dentro de su cuerpo.

De inmediato las autoridades lo llevaron a un centro asistencial donde le hicieron una variedad de exámenes, uno de ellos fue unas radiografías que mostraron que el joven tenía un celular en el “Recto”.

Las autoridades le ordenaron de inmediato que se saque el celular de donde lo tenía, el joven de inmediato no hizo.
Las autoridades se quedaron sorprendidas de lo que estaba pasando con el joven.