“¡Te quiero mucho, no me mates!”, le suplicaba mamá a su hijo mientras la apuñalaba en una casa de San Pedro Sula, Honduras.

El estudiante de Ingeniería en Gestión Logística Larry Vargas Alvarado acuchilló a su madre en 12 ocasiones en la colonia Luisiana.

El acontecimiento ocurrió cuando la mujer se peinaba en su habitación, y de pronto vio por el espejo a su hijo portando unos guantes y un cuchillo, al instante, la mujer lo que menos creyó, fue que segundos después su hijo la estaría atacando.

Fue así como el joven después de ingresar a la habitación, se lanzó directo contra su mamá y comenzó a apuñalarla hasta que la señora comenzó a pedirle que no le quitara la vida porque lo quería mucho.

Tras lo ocurrido ahora pagará 15 años de condena por el asesinato de su propia madre.

Fuente: Sucesos.com.gt