«Él no fue al entierro, creo que por el hecho de que no deseó ¿Sus razones? Dios las sabe, más personalmente creo que fue por el hecho de que no deseó acudir. Mis hermanos están indignados con él pues no vino. Deseo remarcar que no puso ni una lempira, ni tan siquiera la presencia de él, menos una lempira, entre toda la familia se cubrieron los gastos», manifestó Mery Zúñiga, refiriéndose al pastor.

A lo largo de una entrevista, la joven criticó a su padre por decir que no desea pactos de duelo, sino más bien bendiciones de dinero. «Esos comentarios que ha hecho no han sido de mi agrado y creo que de ninguno de mis hermanos», señaló.

«¿Usted piensa que ahora al apóstol le resulta interesante más el dinero que a su familia?», le cuestionaron. «Lo que está a la vista no precisa quevedos», respondió Mery.

El pastor reacciona

Zúñiga reaccionó a las acusaciones de su hija. «Me tiraron leña, lodo y estiércol sobre mi vida. Todo cuanto el demonio ha puesto en el corazón de mi hija no me construye en nada», afirmó.

«No sería capaz de sujetar dinero por la muerte de mi hijo. Yo no pediré dinero. Si alguien me lo da, lo recibo, mas no lo solicito. Si me dan es pues Dios los toca», añadió.

Esteban Eli Zúñiga Morales, de diecinueve años, hijo del religioso, murió el viernes cuatro de diciembre mientras que conducía una moto en Honduras.

El joven se accidentó en la aldea Paguales, del departamento de Colón. Conforme medios locales, fue embestido por un vehículo y murió inmediatamente.

Tras conocerse que su hijo murió en un accidente de tránsito, Zúñiga recibió ofrendas de sus seguidores. En unta transmisión en vivo, al percibir el sobre con la donación de uno con cuatrocientos lempiras, el «Apóstol» manifestó: «Yo lo recibo con amor de Dios». Entonces le entregaron otra ofrenda, mas ya no señaló el monto.

Fuente: Soy502.com.gt