La segunda dosis de la vacuna Pfizer se administra 3 semanas tras la primera. La de Moderna se debe hacer tras 4 semanas.

Se espera que las personas consigan algún nivel de protección en dos semanas tras la primera vacuna. Más la protección completa puede no suceder hasta dos semanas tras la segunda dosis.

«Hasta el momento en que no reciba esa segunda dosis, no debería considerarse protegido», advierte el doctor David Dowdy, epidemiólogo y maestro de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins.
Los especialistas advierten que las medidas de protección y el distanciamiento físico proseguirán siendo precisas a lo largo de más tiempo.

Tampoco se ha determinado si las vacunas de Pfizer y Moderna resguardan a las personas de la infección por completo o bien solo de los síntomas.

Esto podría representar que las personas vacunadas pueden continuar infectándose y transmitiendo el virus, si bien seguramente a un ritmo mucho menor, apuntó Deborah Fuller, especialista en vacunas de la Universidad de Washington.

La doctora Krystal Pollitt, maestra de epidemiología de la Escuela de Salud Pública de Yale, coincidió en que los primeros vacunados pueden ser potencialmente asintomáticos, con bajos niveles de virus en sus sistemas y ser capaces de extender el virus a otros.

La gente que ha recibido la vacuna debe operar de exactamente la misma forma que quienes no han tenido la ocasión de percibir la vacuna para intentar frenar la transmisión de la enfermedad», concluye Dowdy.

Fuente: Soy502.com.gt